Martes 5 de Marzo de 2024

Hoy es Martes 5 de Marzo de 2024 y son las 05:29 -

ECONOMIA

18 de octubre de 2023

Las empresas y los inversores, paralizados a la espera de lo que pueda ocurrir “el día después”

La cobertura electoral continúa, aunque el Gobierno busca frenar la dolarización por distintos mecanismos. La actividad comercial está frenada, porque la decisión es cuidar el stock de mercadería propio hasta que pasen las elecciones.

En la recta final y faltando solo tres días hábiles para las elecciones, quienes tienen a su cargo la toma de decisiones decidieron quedarse parados hasta conocer el resultado del domingo. Ya queda demasiado poco tiempo como para dar pasos en falso, en medio de un contexto cargado de incertidumbre y con pocas respuestas certeras.

La principal duda que hoy quita el sueño a los empresarios y a los inversores por igual es si habrá o no ballotage. Una segunda vuelta obligaría al Gobierno a mantener un mes más una situación ya muy crítica. Y si Sergio Massa es uno de los que llega se descuenta que mantendrá la fuerte intervención del Banco Central para que no se sigan disparando los dólares financieros y al mismo tiempo dejaría congelado el dólar oficial en $ 350.

Desde el propio ministerio de Economía reconocen que la intención es que no haya ningún tipo de ajuste del dólar oficial hasta “mediados de noviembre”. Pero está claro que la intención es que no haya novedades hasta que finalice todo el proceso electoral.

El BCRA sigue con fuerte drenaje de reservas para evitar que se dispare la brecha cambiaria. Ayer finalizó con un saldo vendedor de USD 114 millones en el mercado oficial, que tuvo pocas liquidaciones de exportadores.

La principal duda que hoy quita el sueño a los empresarios y a los inversores por igual es si habrá o no ballotage. Una segunda vuelta obligaría al Gobierno a mantener un mes más una situación ya muy crítica

Pero además está vendiendo a un ritmo cercano a USD 100 millones por día para que no se disparen todavía más los dólares financieros. La brecha supera el 150% y podría agrandarse en las próximas jornadas si no fuera por la intervención oficial. La caída de reservas es de tal magnitud que el Gobierno tendría problemas para hacer frente a los próximos vencimientos con el FMI a fin de mes. Por eso, continúan las medidas restrictivas que apuntan a ponerle más trabas a las empresas que buscan cubrirse y salir lo más rápido posible de los pesos.

La principal duda que hoy quita el sueño a los empresarios y a los inversores por igual es si habrá o no ballotage. Una segunda vuelta obligaría al Gobierno a mantener un mes más una situación ya muy crítica. Y si Sergio Massa es uno de los que llega se descuenta que mantendrá la fuerte intervención del Banco Central para que no se sigan disparando los dólares financieros y al mismo tiempo dejaría congelado el dólar oficial en $ 350.

Desde el propio ministerio de Economía reconocen que la intención es que no haya ningún tipo de ajuste del dólar oficial hasta “mediados de noviembre”. Pero está claro que la intención es que no haya novedades hasta que finalice todo el proceso electoral.

El BCRA sigue con fuerte drenaje de reservas para evitar que se dispare la brecha cambiaria. Ayer finalizó con un saldo vendedor de USD 114 millones en el mercado oficial, que tuvo pocas liquidaciones de exportadores.

La principal duda que hoy quita el sueño a los empresarios y a los inversores por igual es si habrá o no ballotage. Una segunda vuelta obligaría al Gobierno a mantener un mes más una situación ya muy crítica

Pero además está vendiendo a un ritmo cercano a USD 100 millones por día para que no se disparen todavía más los dólares financieros. La brecha supera el 150% y podría agrandarse en las próximas jornadas si no fuera por la intervención oficial. La caída de reservas es de tal magnitud que el Gobierno tendría problemas para hacer frente a los próximos vencimientos con el FMI a fin de mes. Por eso, continúan las medidas restrictivas que apuntan a ponerle más trabas a las empresas que buscan cubrirse y salir lo más rápido posible de los pesos.

Pero además del impacto financiero de la incertidumbre, también está virtualmente paralizada la actividad comercial. Los faltantes de productos son cada vez más notorios y las empresas privilegian guardarse el stock antes que vender y quedarse con los pesos hasta después de las elecciones.

Mientras tanto, el Gobierno a duras penas logra sostener los acuerdos de precios. Por ejemplo, los combustibles siguen congelados a pesar del aumento del precio internacional. El programa Precios Justos continúa, aunque son cada vez más las empresas que no lo cumplen y a las que tampoco les interesa porque de todas formas no pueden acceder al mercado oficial para importar.

Aunque por ahora no hay nada oficial, las grandes empresas de la Argentina -incluyendo las alimenticias- preparan fuertes remarcaciones para el día después de las elecciones. Pero todo dependerá seguramente de cómo quede parado Massa y de qué forma se prepara la transición hasta el 10 de diciembre.

 

COMPARTIR:

Comentarios