Sábado 8 de Mayo de 2021

Hoy es Sábado 8 de Mayo de 2021 y son las 04:05 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

DEPORTES

16 de marzo de 2021

EL HIJO DE RIQUELME FUE A LA BOMBONERA LUEGO DE UN VIAJE DE EGRESADOS

Escandalo en Boca

Una nueva polémica con ribetes de escándalo deportivo e institucional se desató en el mundo Boca, al conocerse que Agustín Riquelme, hijo del ídolo y actual vicepresidente segundo del club xeneize, no cumplió con el aislamiento que debía afrontar por ser contacto estrecho de un contagiado de coronavirus, tras volver de un viaje de egresados a Cancún. Las cámaras lo grabaron este domingo junto a su padre, Román, en el palco de la Bombonera para ver el 1-1 entre Boca y River.

Así lo informó el portal Doble Amarilla, al que el entorno de Juan Román Riquelme le confirmó que el joven fue parte de un grupo de 149 estudiantes que recientemente regresó de su viaje de egresados en Cancún, México.

La fuente consultada le aseguró al mencionado portal que Agustín no estaba obligado a mantenerse aislado y le remarcó que el hijo del ex enganche ya tuvo COVID-19. Sin embargo, resultó llamativo que hubo varios casos de chicos que, tras haber padecido la enfermedad, se reinfectaron en ese viaje al exterior. Y además, las últimas recomendaciones de las autoridades sanitarias aconsejan cumplir una breve cuarentena para evitar riesgos epidemiológicos. Un ejemplo público de esa situación fue lo que pasó con Horacio Rodríguez Larreta: el jefe de gobierno tuvo COVID-19, viajó a Brasil de descanso el mes pasado y al volver se tuvo que aislar de manera preventiva por orden médica.

El escándalo que precipitó la presencia del hijo de Riquelme en el palco desnuda mucho más que descuidos en las formas y el decoro por parte del ídolo xeneize. También revela de manera inequívoca que la interna en el club está en un punto cercano a una crisis abierta entre dos sectores bien diferenciados: Riquelme y los suyos, por un lado, contra el presidente Jorge Amor Ameal y el resto del club.

En el medio, actores de reparto terminan tironeados por ambos y algunos, como el secretario general de Boca, Ricardo Rosisca, quien quizás subyugado por el tótem xeneize comprometió a la institución al habilitar el ingreso no sólo del hijo de Román, sino también de decenas de personas no incluidas en los listados enviados y autorizados por la AFA para presenciar el Superclásico.

El de Agustín es un caso grave por la condición de viajero que no cumplió el aislamiento preventivo, pero también las cámaras -en el evento deportivo más televisado de la Argentina- pudieron registrar la presencia de más de un infiltrado. Ambos hechos, a la vista del público masivo y sin el menor cuidado pusieron a la AFA en la obligación de actuar. De hecho, el presidente Claudio “Chiqui” Tapia ya está analizando la convocatoria a una reunión de Consejo Directivo para analizar lo ocurrido.

Es que en los últimos partidos que Boca jugó de local, lo que había empezado como “desvíos” en las listas que por protocolo aprobaba AFA, pasó a ser un trámite irrelevante. Boca había notificado que a la Bombonera este domingo iban a ir 120 personas por el local y 75 por el visitante. Con nombre y DNI. Y el nombre de Agustín no estaba, revelaron fuentes seguras.

Los nombres son los que corresponden a personal de los clubes, jugadores, invitados específicos por el encuentro, autoridades y funcionarios. “No se puede invitar a un amigo a ver el partido, ni al hijo, ni a otra persona que no tenga una función concreta para el partido”, explicaron conocedores de la reglamentación vigente.

Ese listado, como los anteriores cuando jugó de local, no fue cumplido y dejó en evidencia que no hay herramientas normativas en la Asociación del Fútbol Argentino para sancionar esas faltas. Principalmente por el riesgo de contagios y de la dificultad que implicaría para hacer un seguimiento epidemiológico, en caso de comprobarse la transmisión del virus. Por ahora, el control de su observancia lo tiene la Policía de la Ciudad y el propio Club que, por lo visto, no tuvo el celo debido.

Pero además de la ausencia de control, la presencia de Agustín Riquelme reveló que no hay una norma en los protocolos aprobados que incluya una sanción concreta, una pena específica y una graduación en caso de incumplimiento probado.

A Tapia, de hecho, desde ayer le llegan quejas de referentes importantes del Club que cuestionan a Riquelme y reclaman sanciones por la violación flagrante del protocolo. Entre las alternativas que se empezaron a barajar está la de poner bajo análisis del Tribunal de Ética de la AFA la actuación de Boca por el escándalo con el hijo de Riquelme. Pero podría haber sanciones más severas, al menos, para futuras violaciones al protocolo.

COMPARTIR:

Comentarios