Lunes 6 de Diciembre de 2021

Hoy es Lunes 6 de Diciembre de 2021 y son las 05:22 ULTIMOS TITULOS:

DEPORTES

7 de julio de 2021

EL HEROE DE LA NOCHE: LA HISTORIA DEL DIBU MARTINEZ

Ejemplo

El arquero de la Selección Argentina atajó tres penales a Colombia y metió al equipo a la final de la Copar América. Vive su mejor momento, pero sus inicios fueron muy distintos.

Emiliano nació en la ciudad más importante de la Costa Atlántica y sus primeros pasos en el barrio “El Jardín” no fueron sencillos. En diálogo con el diario Clarín relató que la situación económica de la familia no era la mejor y a veces el dinero no alcanzaba para conseguir los botines o la ropa que necesitaba para jugar al fútbol. “Yo vi todo lo que le costó a mis padres”, relató.

El argentino tuvo un 2020 brillante con el Arsenal y fue traspasado al Aston Villa en 22 millones de libras. Su humilde infancia, el esfuerzo de sus padres y los secretos de su precoz llegada al fútbol inglés.

Nacido en Mar del Plata, a sus 28 años disfruta del éxito y de su presencia en las últimas convocatorias de la Selección. Historia de un deportista que luchó, perseveró y se ganó el lugar de ser uno uno de los más influyentes de su puesto en la actualidad.

Alberto y Susana trabajaron con mucho esfuerzo para que a Emiliano y Alejandro, el otro hijo de la pareja, no les faltara nada. El padre era un trabajador de puerto y su madre, además de todas las tareas que conlleva el día a día del hogar, limpiaba casas. “Ella laburaba un montón para hacer un mango extra y que los chicos pudieran ir a una escuela privada. Pagaban eso antes que ponerle piso a la casa”, le revelaron a Toda Pasión.

En Mar del Plata mostró su gran interés por el fútbol. Jugó en General Urquiza, Talleres y San Isidro. Se destacó desde sus inicios y deslumbró a tres hombres muy importantes en la estructura de las juveniles de Independiente: Ariel Wiktor, Pepé Santoro y Manuel Magán, coordinador de las inferiores del Rojo en aquel entonces. Aquellos que solían pisar el predio de Villa Domínico ya le veían pinta de crack.

A Independiente llegó en edad para jugar en novena. Allí fue dirigido por Wiktor, ícono del club, quien dio detalles de qué vio en Martínez en sus primeros meses:

“Desde el primer día nos dimos cuenta de que era un distinto, alguien que estaba destinado a llegar a lo más alto. Incluso, ya en la prueba, entendimos que tenía mucho potencial. Siempre se preocupó por mejorar, no se quedaba con lo que ya tenía y eso, está claro, es algo fundamental en la evolución y el crecimiento de un futbolista. Muchas veces esa es la diferencia entre un buen jugador y uno brillante, como lo es él”.

Y agregó: “En cada partido, en cada entrenamiento, salía a dejar todo. No le importaba el rival o dónde se jugara: él siempre fue una garantía. Los resultados están a la vista. El Arsenal lo fue siguiendo y decidió comprarlo cuando todavía estaba en las inferiores. Ellos vieron lo mismo que nosotros: que era un arquero distinto”.

Su rendimiento en Independiente generó un impacto muy importante en las estructuras de las juveniles de la Selección Argentina. El entrenador de la Sub 17 en 2009 era el eterno José Luis Brown. El Tata vio el potencial de Martínez, le dio minutos y lo convocó para disputar el Sudamericano y también el Mundial de la categoría: en ambos cumplió con grandes actuaciones.

COMPARTIR:

Comentarios