Martes 5 de Marzo de 2024

Hoy es Martes 5 de Marzo de 2024 y son las 04:29 -

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

7 de diciembre de 2023

Científicos del Conicet junto con alumnos de una escuela tucumana desarrollaron un repelente natural

Un equipo conformado por investigadores del Conicet NOA Sur y alumnos de la Escuela Secundaria Amberes de la provincia de Tucumán, diseñaron un repelente en gel contra el dengue a base de componentes naturales.

En los últimos años, sobre todo en la estación veraniega, uno de los problemas que enfrenta esta región de América del Sur, y sobre todo el norte argentino, es la enfermedad del dengue transmitido por la picadura del mosquito (Aedes Aegypti). Tras ello, muchos casos pueden desarrollarse como graves o hasta causar fallecimientos. Por tal motivo, investigadores del Conicet NOA Sur (centro en Tucumán del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) junto con alumnos y docentes de la Escuela Secundaria Amberes del departamento de Monteros (Tucumán) diseñaron un repelente en gel natural para combatir la afección del dengue.

El producto fue desarrollado en el Instituto de Biotecnología Farmacéutica y Alimentaria (Inbiofal) y podrá ser aplicado en personas de todas las edades y se presume que la duración de la protección que proporciona el gel, es de aproximadamente tres horas. Asimismo, el repelente fue gestado a base de plantas nativas y naturalizadas de la zona como la citronela (pelargonium graveolens) y el lemon grass (cymbopogon citratus). La realización de este repelente biodegradable también sirvió para que los jóvenes pudieran capacitarse y de esa forma, acercarse e interesarse por la ciencia.

¿Cómo se gestó la fase de estudio?

Por el lado de los alumnos, el primer paso que se llevó a cabo fue la elaboración de un relevamiento epidemiológico en el Centro de Atención Primaria  de Salud (CAPS) de la zona, esto los guió para identificar esta problemática. Tras ello, los docentes y estudiantes recibieron una capacitación guiada por los especialistas de Inbiofal sobre Buenas Prácticas de Laboratorio, que consistió en lectura de pictogramas de seguridad química y en uso y función de equipamiento de seguridad específico para esta tarea. A su vez, adquirieron información a cerca de normas básicas de trabajo en laboratorio como el tipo de materiales, el envasado, el rotulado y el tratamiento de residuos.

Etapa de producción y ensayo

Eugenia Sesto Cabral, investigadora de Inbiofal y una de las personas que llevó adelante el programa, manifestó: “En esta actividad, la comunidad se involucró activamente, lo que generó una retroalimentación muy valioso para el proyecto”. Este se debió a que en la fase inicial de laboratorio se formularon dos geles repelentes para mosquitos que fueron probados por la comunidad de Amberes. El relevamiento se elaboró con voluntarios sanos mayores de 18 años y se determinaron parámetros como la ausencia de edema y de eritema, la extensibilidad y la velocidad del secado, como también las características organolépticas, que son aquellas que pueden percibirse de forma directa por todos los sentidos sin utilizar aparatos o instrumentos de estudio (como el color, olor, textura).

Después de llevar a cabo la recolección de los materiales vegetales, los estudiantes se encargaron de la producción de 20 kilos de gel en el laboratorio de la escuela, que luego se distribuyó entre la población local durante los meses de octubre y noviembre. Por su parte, Sesto Cabral expresó: “Este enfoque integral les permitió comprender todo el proceso, que va desde conocer las potencialidades de la planta hasta el producto final, resaltando la importancia de la flora local y promoviendo alternativas naturales a los repelentes comerciales”.

 Más declaraciones acerca del proyecto

La investigadora, Eugenia Sesto Cabral, también señaló que “desde nuestro instituto se busca continuar explorando espacios que tengan implicancias sociales y donde la ciencia y la innovación contribuyan a reducir las desigualdades y generar conciencia sobre el cuidado del medioambiente y la naturaleza”.

A su vez, ponderaron al equipo de investigadores que llevó adelante el programa, el cual, estuvo conformado por Marcos Gabriel Derita, Exequiel Elías González y María Julia Moreno. Como así también al profesor de la escuela Amberes, Juan Zurita, el responsable de la materia “Proyectos socio comunitarios con orientación en las Ciencias Naturales”, ya que el docente “cumplió un papel fundamental al involucrar a los alumnos en esta actividad”.

COMPARTIR:

Comentarios