Jueves 20 de Junio de 2024

Hoy es Jueves 20 de Junio de 2024 y son las 02:41 -

NACIONALES

11 de julio de 2023

FMI: Massa afirma que está “cerquita” de un consenso técnico y que el acuerdo actual es “inflacionario

Las conversaciones continúan y se prevé, a priori, que el ministro de Economía envíe una delegación a Washington mañana. El candidato a presidente pidió una ley para que tomar deuda con el organismo requiera tres cuartas partes del Congreso

El ministro de Economía Sergio Massa reunió esta mañana a la mesa chica de su equipo económico para delinear los próximos pasos de gestión, entre los que habrá, siempre según marche la dinámica de negociación con el FMI, un viaje a Estados Unidos para acercar los números del nuevo acuerdo, una serie de anuncios sectoriales, alguna medida de ingresos para jubilados y, sobre el cierre de la semana, el dato de inflación de junio.

Tras el acto en Salliqueló, donde se presentó el llenado del gasoducto de Vaca Muerta y que escenificó una foto entre los principales referentes del oficialismo detrás de su candidatura a presidente, el jefe del Palacio de Hacienda retomó agenda este lunes con una reunión, por la mañana, con su mesa chica, que suelen integrar el viceministro Gabriel Rubinstein, el jefe de asesores Leonardo Madcur y el vicepresidente del Banco Central Lisandro Cleri. Hubo, sobre ese primer careo del día de funcionarios, alguna pista que arrojó el propio Massa sobre qué temas aparecen como más urgentes en la agenda.

Uno de ellos es la continuidad de la demorada negociación con el Fondo Monetario. Esos tres nombres aparecen como los protagonistas del toma y daca con el staff técnico del organismo. El ministro de Economía había asegurado a Infobae este domingo que la intención del ministerio es que el viaje de esa delegación a Washington, para dar las puntadas finales con el FMI, tenga lugar el martes por la noche. Este lunes el secretario de Finanzas Eduardo Setti salió a negar que la definición pueda pasar para después de las elecciones primarias, algo que consideró, desde su cuenta de Twitter, como “fake news”.

En el acto por la inauguración del gasoducto y en distintas apariciones públicas posteriores, Massa hizo referencia a la pulseada con el organismo, aseguró que no anticipará el contenido de esas conversaciones por cuestiones de confidencialidad, mencionó que el programa, tal como estaba planteado, “es inflacionario”, y propuso que el objetivo debería ser juntar los dólares para pagarle al FMI y aprobar una ley para que cualquier administración que busque tomar nuevamente deuda con ese organismo, necesite los votos de tres cuartas partes del parlamento.

“Tenemos que repensar el acuerdo con el Fondo porque el acuerdo es inflacionario. Estamos planteando variables distintas a las que traíamos, con buena fe. Estamos muy cerquita de poder ponernos de acuerdo”, dijo el ministro en declaraciones televisivas unas horas después del acto en Salliqueló. En ese sentido, postuló que el programa modificado con el organismo deberá contemplar, como particularidad del contexto económico argentino, que en la economía “hay tres dólares que definen precios”.

“La importación de insumos se hace a precio oficial, el cálculo de reposición se hace en base al valor futuro o al dólar financiero y su rentabilidad al dólar blue”, ejemplificó, al hablar de la fabricación de una copa. “Cada vez que tuvimos ataques de mercado tuvimos picos inflacionarios. Con jugadores que jugaron sabiendo que el Gobierno tenía las manos atadas. Lo que se buscaba era inestabilidad”, aseguró en diálogo con C5N. Según fue adelantado en su momento, parte del tira y afloje con el FMI versaba sobre qué margen para intervenir en esos mercados le dará un acuerdo recalibrado como el que se negocia.

El jefe del Palacio de Hacienda cuestionó también que el modo en que fue configurado el programa original es un acelerador de la inflación. “El primer shock (que experimentó este Gobierno) es el lastre que representa para la Argentina el acuerdo con el Fondo Monetario, que con la dinámica que el Fondo desarrolla para que el país acumule reservas para garantizarse el cobro es absolutamente inflacionario para los países en desarrollo, que es lo que venimos discutiendo con el staff del Fondo”, dijo en declaraciones radiales.

Consultado sobre los avances o elementos que traban la negociación, entre ellos la posibilidad de una devaluación o un pedido de ajuste fiscal más fuerte, Massa pidió “esperar la hoja de ruta” y reclamó porque “todos hacen especulaciones”. “Nosotros por profesionalismo lo que hacemos es trabajar una hoja de ruta, no ventilarla. Hay un proceso de negociación y hay confidencialidad”, concluyó en conversación con Radio con Vos. La cuestión del dólar asoma como vertebral en ese entendimiento todavía inconcluso: “Están tratando de encontrar una fórmula que permita ajustar el tipo de cambio”, mencionó a Infobae un conocedor de los idas y vueltas de la negociación.

La agenda de Massa incluirá esta tarde una reunión de gabinete productivo con otro grupo de funcionarios más ligados a la marcha de la economía real, en el que analizarán medidas hacia adelante. No hay detalles, aún, de hacia qué dirección apuntará el Palacio de Hacienda. Massa anticipó que este martes habría un anuncio de ingresos para jubilados que termina de definir con Anses.

“Ir tomando medidas a medida que se va perdiendo el poder adquisitivo. En la puja distributiva, a medida que el trabajador pierde peso, se da una acumulación mayor de renta empresaria. No vengo a plantear cosas mágicas, pero sí que cada medida tiene por objetivo recuperar salario y estabilidad macroeconómico que permita estabilidad de precios. Es importante para los procesos de estabilización tener la macro ordenada por eso importante tener los dólares financieros tranquilos”, concluyó Massa.

La cuestión del poder adquisitivo tendrá especial relevancia esta semana, cuando se conozca el dato de inflación de junio. Las consultoras privadas que hacen su propio seguimiento de precios esperan una desaceleración respecto al 7,8% que marcó mayo, tras el pico de 8,4% de abril. Algunas, incluso, creen que estará por debajo del 7 por ciento. El salario medido a través del Ripte marcó en mayo una caída en términos reales en comparación con la inflación, ya que ese índice avanzó en términos nominales 6,2 por ciento.

En el Banco Central leen que las proyecciones privadas que quedaron plasmadas en el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) en el que participan consultoras, fondos de inversión y bancos, tanto en julio como en agosto hay señales de que la tasa de interés de los plazos fijos que quedó establecida tras el pico inflacionario de abril seguirá dándole a los depósitos un interés real en pesos. No ven, de esta forma, indicios de una necesidad de aflojar el nivel de tasas pero tampoco requerirá un refuerzo.

COMPARTIR:

Comentarios